Mitos y verdades sobre la gordura en México. ¿Es realmente el país más obeso de todo el mundo?

14 abril, 2018

Hablemos de comida: de hamburguesas, patatas fritas, enchiladas, quesadillas. Hablemos de tacos, aros de cebolla, sándwiches de albóndiga, pescados que caen sobre el aceite para salir fritos. Restaurantes, comida rápida, pedidos a domicilio. Pizza, sushi, pastas. Hablemos sobre las posibilidades de engordar. Sobre dónde están más propensas las personas a hacerlo, y cómo esto podría llegar a afectar nuestras vidas cuando tomamos parte de esto.

“No soy gordo, soy de huesos anchos”

OMS/S. Volkov

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad podrían definirse como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud”. A pesar de que para la organización no es tarea fácil lograr determinar cuándo un niño o un adolescente son realmente obesos (pues su cuerpo está constantemente sufriendo cambios fisiológicos hasta entrada la adultez), sí tiene parámetros para determinar cuando una persona adulta está dentro de estos preocupantes estándares para la salud. Desde la OMS, aseguran que una persona adulta debe regirse, idealmente, por su índice de masa corporal (IMC). El IMC es el mismo para ambos sexos, y es considerado un parámetro de medida en todas las edades adultas. Si el resultado del cálculo de un IMC es igual o superior a 25, el diagnóstico es sobrepeso; si supera los 30, es necesario comenzar a preocuparse, pues es la línea que demarca la obesidad.

Según datos de la misma organización, para el 2016, más de 1.900 millones de adultos estaban en condición de sobrepeso. En cuanto a los niños, a pesar de ser una condición difícil de identificar, más de 650 millones eran claramente obesos (41 millones eran menores de 4 años). Y, según datos que se desprenden de estas mismas cifras, cada año mueren cerca de 3 millones de personas a causa de los problemas de peso, y la cantidad de personas que acumulan grasa hasta llegar a niveles preocupantes se triplicó entre 1975 y 2016.

OMS/S. Volkov

Como se puede ver, la obesidad es, a todas luces, una situación preocupante. Cerca del 13% de la población mundial la padece, y sufre constantemente el riesgo de morir ante esta grave (pero muy común) condición.

México y el “desarrollo”

¿Es México el país con más obesidad en el mundo? Según muchas personas (entre ellos, mexicanos) la respuesta es un total y rotundo sí. Pues, ante esta interesante y muy debatida duda, el equipo de verificación de datos de la BBC (Reality Check) decidió investigar las cifras que la gente usualmente maneja, e intentar corroborar la popular creencia.

Thinkstock

Sin embargo, ¿cuáles son los parámetros que tienen los cálculos al momento de determinar al país más obeso del mundo? Un potencial método de investigación es comparar las tasas de obesidad de todos los países. Eso sí, esto arrojaría un porcentaje sobre el total de habitantes de ese país, y no de la cantidad de personas obesas, por lo que los “países más obesos” no necesitan ser, necesariamente, los que tienen a una mayor cantidad de personas con IMC sobre 30.

Durante el año 2015, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), realizó un estudio sobre el tema. En él, sometió a sus 35 países miembros a una encuesta para poder elaborar una medida de la obesidad.

Thinkstock

El estudió arrojó que, en la organización (donde bastantes naciones presuponen un notable avance en la calidad de la vida humana en comparación con otros países), el país más obeso sería Estados Unidos, con un 38,2% de la población mayor de 15 años con obesidad. Sin embargo, México no se quedaba demasiado atrás, con un 32,4% de la población en situación de obesidad. El último de los tres primeros era Nueva Zelanda, con el 30,7%.

La lista continúa con Hungría, Australia, Reino Unido, Canadá, Chile (el único latinoamericano que lo acompaña), Finlandia y Alemania.

En el caso particular de México, el estudio llegó a la conclusión de que las tasas de obesidad se dan más entre mujeres que entre hombres. Del 32,4% de personas obesas, un 19,5% eran mujeres. En cuanto a las proyecciones del estado actual del país latinoamericano, se piensa que los niveles de obesidad solo seguirán aumentando hasta el 2030. Se espera lo mismo para países como Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Francia y España.

OMS/S. Volkov

Un ranking de la OMS

A pesar de que, para muchos estudios, la OCDE sea un parámetro de medición más que suficiente, es innegable el hecho de que la obesidad se encuentra en casi todos los países del mundo, y cada vez discrimina menos la salud financiera de cada país. Vivimos en una época en la que engordar es fácil. Y por eso, la Organización Mundial de la Salud y el Imperial College de Londres hicieron su propio estudio para calcular índices de obesidad en más de 200 países.

Este estudio determinó que la tasa de obesidad más alta entre los adultos estaba en la Samoa Americana, le seguían inmediatamente, pequeñas islas del Pacífico Sur que, por su baja población, jamás han significado una preocupación demasiado grande para los organismos internacionales de salud. Además, al realizarse el mismo estudio, también se llegó a la preocupante conclusión de que más de la mitad de la población obesa de todo el mundo estaba localizada en tan solo 10 países. Entre ellos estaban México, Estados Unidos, China, Brasil y Alemania.

¿Por qué los latinos somos obesos?

Triste pero cierto. La innegable realidad es que un buen porcentaje de la población latinoamericana vive a la sombra del exceso de grasa, la falta de ejercicio y una dieta balanceada. Sin embargo, aún queda hacernos la gran pregunta de cuál será el fenómeno al que se debe que las personas sean más obesas que nunca.

FAO/OPS

La primera respuesta que se puede dilucidar ante aquella pregunta es que, claramente, los patrones alimenticios han cambiado. Y esto ha influido seriamente en el cambio del peso de la población mundial. Según un informe emitido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO):

“Ha disminuido el consumo de preparaciones tradicionales que se realizaban con ingredientes frescos. Esto se ha sustituido con el consumo de productos extremadamente procesados, un problema que afecta de manera más significativa a países importadores de alimentos”.

Esto ha sucedido a base del crecimiento económico que han experimentado una serie de países a lo largo de todas las regiones del globo, lo que derivó en una clara y muy rápida integración de estas naciones a los mercados internacionales. Además, el aumento en la urbanización y el aumento en los ingresos de la población también han sido factores importantes a la hora de pensar en el cambio de las costumbres alimenticias de las personas.

Los niños

¿Dónde caben ellos en todo esto? Las noticias se dividen en malas y buenas. Vamos primero con las malas: el número de infantes y adolescentes obesos ha crecido a una velocidad igual de alarmante durante los últimos 40 años. El lugar con la mayor tasa de niños obesos sobre su población total es la isla de Nauru. Entre 1974 y 2016, pasó de tener un 16,4% de niños obesos a un 33,4%.

OMS/P. Virot

En México, por otro lado, un 13% de los niños son obesos y un 35% está clasificado con sobrepeso.

Sin embargo, hay una pequeña esperanza en esta alarma por comer más sano: la subalimentación y la desnutrición infantil han ido mejorando progresivamente (sobre todo en América Latina) durante las últimas décadas. Según la OPS y la FAO:

“En 1990, la desnutrición era de un 24%, mientras que en 2015, fue de un 11%. En la actualidad, 3 millones de niños viven en esta condición”.

Ahora, el 5% de los niños no está recibiendo la cantidad de alimentos y nutrientes necesarios para tener un desarrollo óptimo. A pesar de que ese 5% significa una cifra bastante lamentable, durante los años ’90 la cifra superaba el 15%.

OMS/S. Volkov

El lugar donde la tasa de desnutrición infantil se alza con más fuerza es en El Caribe. Esto se explica con facilidad por la presencia de Haití en la zona: es el país cuyos niños sufren la desnutrición de manera más fuerte en todo el mundo, con un 53%.

      

Volver al listado de noticias
Imagen

Clima en la ciudad

Publicaciones anteriores